jueves, 20 de octubre de 2011

Bignone se negó a declarar en el inicio del juicio por secuestros y desapariciones en el Posadas

El ex dictador Reynaldo Bignone se negó a declarar en el inicio del juicio oral por privaciones ilegales de la libertad y tormentos ocurridos en el hospital público Alejandro Posadas durante la última dictadura.

Bignone pasó al banquillo de los acusados tras la lectura de los requerimientos de elevación a juicio y se negó a declarar al igual que otro acusado, Argentino Ríos, mientras que sí lo hizo el ex brigadier Hipólito Mariani.

El procesado admitió que existió en el Posadas, ubicado en la localidad bonaerense de Haedo Norte, un grupo "al que llamaban Swat" con "ostentación visible de armas" y que "respondía al entonces director del hospital, coronel Estevez".

"Intenté morigerar la actuación de ellos pero dijeron que tenían sus propias órdenes a las que atenerse y entonces ordené la detención de todos y los entregué a Inteligencia de la Fuerza Aérea", aseguró Mariani, quien dijo además que liberó a todos los que estaban cautivos en la casa conocida como "El chalet", centro clandestino de detención que funcionó en el hospital.

Junto a Bignone, el Tribunal Oral Federal 2 inició el juicio contra el ex brigadier Mariani, de 84 años, y dos integrantes de un grupo parapolicial que funcionó en el hospital de Haedo secuestrando y torturando médicos, enfermeras y empleados.

Se trata de Luis Muiña, de 57 años y Argentino Ríos, de 66 años, únicos sobrevivientes del grupo que en el hospital se conoció como "Swat", creado por uno de sus directores militares.

Mientras comenzaba el juicio, organismos de derechos humanos junto a sobrevivientes y familiares de víctimas del Posadas realizaron un acto frente a los tribunales federales de Retiro en Comodoro Py 2002.

El hospital Posadas sufrió la "feroz y desnuda represión ejecutada por quienes usurparon el poder", consignó la fiscalía en el requerimiento de elevación a juicio leído este jueves.

Bignone, de 83 años, ya acumula dos condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad y es juzgado ahora por 16 casos de privaciones ilegales de la libertad agravada, en su mayoría de médicos del centro asistencial retenidos durante varias horas en los días siguientes al golpe militar del 24 de marzo de 1976.

El entonces delegado de la Junta Militar en Bienestar Social arribó al hospital en Martínez de Hoz y Marconi de Haedo Norte el domingo 28 de marzo de ese año en un operativo militar que derivó en la intervención.

Según la acusación fiscal, comenzó entonces una etapa de "detenciones anómalas" de profesionales basados en informes de inteligencia del Batallón 601 del Ejército para supuestamente "descubrir actividades subversivas".

El 14 de abril de 1976 el entonces interventor ya fallecido, coronel médico Julio Estevez, pide la creación de un cuerpo de seguridad de 20 miembros, que inició una segunda etapa de represión ilegal en el hospital con secuestros y torturas en una casa ubicada en el predio, conocida como "El Chalet".

El grupo parapolicial fue bautizado como "SWAT" por los empleados del hospital y secuestraba en base a "listas previamente confeccionadas" para torturar en la que fue la casa del director del hospital destituido tras el golpe.

Las torturas se disimulaban con música "a alto volumen", apuntó la fiscalía sobre lo hecho por los acusados Muiña y Rios, quien entró a la sala de audiencias usando bastones y fue repudiado por el público bajo los gritos de "cobarde" y "zapato" hasta que el tribunal llamó al orden.

En la platea ubicada en la planta baja del auditorio de los tribunales federales de Retiro se ubicaron sobrevivientes del centro asistencial y familiares de víctimas que permanecen desaparecidas.

A Mariani se le imputa la privación ilegal de la libertad agravada de Gladis Cuervo, una enfermera secuestrada desde el 16 de diciembre de 1976 al 22 de enero de 1977, que ahora es querellante en el juicio y estuvo presente en la apertura del proceso.

La profesional fue llevada al "Chalet" y torturada reiteradamente.

"Tuvo poder decisivo a partir de su posición en el comando de la subzona como jefe de la Primera Brigada Aérea del Palomar" cuando ocurrieron los hechos y esa era la zona física donde se emplazaba el "Chalet", recordó en su requerimiento de elevación a juicio el fiscal de instrucción Federico Delgado.

Muiña y Ríos están acusados de los secuestros y tormentos de víctimas llevadas al "Chalet" entre noviembre de 1976 y enero del 77, cuando el lugar fue desmantelado.

Otro de los casos es el de Jacobo Chester, un médico secuestrado en su casa de Haedo el 26 de noviembre de 1976, trasladado al "Chalet" dentro del Posadas, torturado y luego fallecido, aunque su homicidio no forma aún parte de la acusación, algo que se intentará agregar en el debate.

Y también será ventilado lo ocurrido a Jorge Roitman, otro médico del hospital secuestrado en su casa de Ramos Mejía el 2 de diciembre de 1976, llevado al "Chalet" para ser torturado y que permanece desaparecido.

Ríos está procesado además por el secuestro del desaparecido Julio Quiroga, detenido ilegalmente por la "patota" en su casa en Castelar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada